EL PAIS › LA CRISIS DESTRUYO PUESTOS DE TRABAJO, TENDENCIA QUE AHORA SE REVIRTIO

Se recupera el empleo formal

El índice de trabajo registrado se ubica en los niveles más altos desde 1974, cuando comenzaron a realizarse las mediciones oficiales. La cantidad de asalariados formales subió 0,6 por ciento en el último trimestre de 2009, en relación con los tres meses previos.

 Por Tomás Lukin

Cristina Fernández destacó la creación de trabajo formal.

La cantidad de asalariados formales subió 0,6 por ciento en el último trimestre de 2009 en relación con los tres meses previos, invirtiendo la tendencia de caída en el empleo formal registrada desde fines de 2008. Este dato corresponde a la Encuesta de Indicadores Laborales que realiza el Ministerio de Trabajo. En ese sentido, la presidenta Cristina Fernández destacó ayer que el índice de trabajo registrado se ubica en los niveles más altos desde 1974, cuando comenzaron a realizarse las mediciones oficiales. Trabajo apuntó que entre el cuarto trimestre de 2008 y el mismo período de 2009 se perdieron apenas 64 mil puestos, al tiempo que se lograron mantener otros 144.000 gracias al Programa de Recuperación Productiva (repro), que representa casi un punto de empleo.

El crecimiento del empleo comenzó a observarse durante el último trimestre del año pasado, pero entre julio y septiembre la evolución del registrado ya se había estabilizado. “A pesar de la profundidad de la crisis mundial, la estructura ocupacional, las condiciones y la dinámica laboral no se modificaron sustancialmente”, afirmó el titular de esa cartera, Carlos Tomada. El desempleo asciende hasta el 8,3 por ciento y la tasa de informalidad permanece en el 36 por ciento.

La fase contractiva en el empleo registrado comenzó a observarse a partir del último trimestre de 2008, se profundizó a comienzos del año pasado y, según sostienen en Trabajo, comenzó a revertirse hacia fines de 2009. “A diferencia de lo que ocurrió en el pasado, cuando se salió de las crisis a partir del ajuste en el mercado laboral, ahora se sale preservando el empleo y fortaleciéndolo”, apuntó Tomada. “Tenemos un piso de protección social que jamás existió y que se financia sin problemas”, apuntó el ministro. En ese marco, remarcó la relevancia de las diferentes políticas públicas desplegadas para evitar la profundización de la crisis sobre la estructura ocupacional: “No avanzamos a los tumbos. La intervención del Estado es fundamental para preservar de la demanda agregada y el poder adquisitivo de los trabajadores”, apuntó.

Aunque es difícil estimar cuántos puestos de trabajo se conservaron gracias al herramental desplegado, Tomada señaló que la cantidad de asalariados protegidos por el programa de Recuperación Productiva (Repro) representa alrededor de un punto porcentual del empleo total. Con ese plan el Estado pagó una parte del salario de 143 mil trabajadores formales. Las licencias no automáticas, el freno a los despidos masivos, el incremento en las jubilaciones, la universalización de las asignaciones familiares, los procedimientos preventivos de crisis, así como la ley de regularización del trabajo no registrado son algunas de las políticas que mencionó el funcionario y aseguró la continuidad de esas iniciativas.

Si bien no niegan la destrucción de puestos de trabajo formales, en la cartera laboral sostienen que la fase contractiva es el resultado de la escasa generación de empleos y no de un aumento en los despidos. En los últimos doce meses la tasa de desempleo promedio mundial subió alrededor del 50 por ciento. En Argentina esa variación fue del 16 por ciento durante el tercer trimestre de 2009 en relación al mismo período del año previo (pasó de 7,8 a 9,1 por ciento). En tanto, la caída registrada en el empleo informal durante la crisis es consecuencia de la destrucción de puestos de trabajo menos calificados y más precarios.

A pesar de la evolución positiva el nivel de asalariados formales todavía se encuentra por debajo del mismo trimestre en 2008. Según explicó Tomada, los sectores que más trabajadores incorporaron son aquellos donde se concentraron las pérdidas. Las ramas que explican en mayor medida el crecimiento neto de los asalariados fueron construcción (1,6 por ciento trimestral), industria manufacturera (1,3) y comercio, restaurantes y hoteles (1,0). El incremento en la cantidad de trabajadores fue mayor en las empresas de 50 a 200 ocupados. En ese sentido, Trabajo está analizando utilizar el Repro para subsidiar pymes que pretendan incorporan nuevos trabajadores.

En la cartera laboral sostienen que el mantenimiento relativo de las condiciones laborales en el marco de la crisis se puede observar también en las negociaciones colectivas y la conflictividad laboral. El ministro sostuvo que “no sólo se negociaron salarios en medio de la crisis, sino que además la mayor parte de los conflictos registrados el año pasado no fueron salariales”. A su vez, advirtió que “no hay que descuidar la política de ingresos que tiene tanta importancia como la fiscal y la cambiaria”. Tomada ya se reunió informalmente con distintos gremios y empleadores para preparar la negociación salarial de este año. Si bien no brindó ninguna cifra, señaló que, como sucede hace algunos años, existirá una “referencia para orientar los reclamos, aunque no existe piso ni techo”. El funcionario no restó relevancia a la evolución de los precios al momento de negociar salarios, pero explicó que en paritarias “existen otros factores como el retraso de los salarios en la actividad o el nivel de rentabilidad de las empresas del sector o la relación de fuerzas, que definen el poder de negociación de cada parte”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared