espectaculos

Miércoles, 10 de febrero de 2010

DISCOS › TERRAPLEN, EL NUEVO COLECTIVO ARTICULADO POR GUSTAVO SANTAOLALLA

En la ruta del tecno-folk

Chacarera, baguala, zamba, vidala y carnavalito aparecen aludidos en el disco debut de la formación, que lleva su nombre, en una búsqueda que mixtura elementos de la electrónica con instrumentos acústicos como bombo legüero y charango.

 Por Karina Micheletto

No se presentan como “folklore electrónico”, como tampoco se aceptó la redituable etiqueta de “tango electrónico” para Bajofondo. Y la categoría no sería atinada, más allá de que ya aparece instalada como una nueva sub-batea clasificatoria: la matriz electrónica, con su peso envolvente, tiende a relegar los elementos del folklore a meros adornos. Terraplén, el nuevo colectivo articulado por Gustavo Santaolalla –esta vez, en un trabajo común con tres fecundos músicos y productores de la escena argentina, Gaby Kerpel, Daniel Martín y Diego Vainer– se dirige en la misma dirección de laboratorio musical, de excelente factura en cuanto al sonido y la producción, con la fuerza de los ritmos a los que recurre.

Chacarera, baguala, zamba, vidala o carnavalito aparecen aludidos en el disco debut de la formación, que lleva su nombre, en una búsqueda que mixtura elementos de la electrónica con instrumentos acústicos como bombo legüero y charango y con un estilo que también apunta a alinear los temas en la escena nueva de “lo latino”. Terraplén transcurre entre la atmósfera incidental que prevalece en temas como “Para la lluvia” o “El sur” –ambos firmados por Vainer y con el lucimiento del violín de Javier Casalla en este último– y el ritmo más frenético de canciones como “Chacarera de la suerte”. “Lunita y barro”, firmada por Martín y Fernando Barrientos (la reunión de los ex integrantes de Caín Caín, aquel grupo que en los ’90 explotó con el hit “El amor es más fuerte”), es quizás el tema que se destaca con una fuerza propia, logrando revertir la ecuación del equilibrio de una experimentación guiada por sumas y restas.

Además de las voces de Kerpel y Martín, en Terraplén –editado por el sello Surco/Universal– suena la bellísima voz de Bárbara Palacios (integrante de Semilla), la voz sugestiva de Fernando Barrientos (del dúo Orozco-Barrientos) y las de la mendocina Sandra Amaya, buceadora de las raíces huarpes, y la bonaerense electro-étnica La Yegros. Hay más participaciones especiales: los Bajofondo Luciano Supervielle y Javier Casalla, Juan Caballero en guitarra y Oscar Reta en cavaquinho completan el panorama de invitados.

Entre los antencedentes de iniciativas “tecno-folk” está el trabajo solista de Kerpel –en 2003 editó Carnabailito, también con la producción de Santaolalla–, o Tremor, el proyecto que integran Leonardo Martinelli, Gerardo Farez y Camilo Carabajal. En sus distintas variantes también pueden citarse la fusión de Tonolec, que incorpora la electrónica a la música toba, o el folklore más hip hop, dub, rap y cumbia de Doña María, o la iniciativa folk-chill out de Jaime Torres y Alejandro Seoane plasmada en Electroplano, y hasta álbumes como Un día, de Juana Molina, por citar algunos de las más felices. Este disco aparece en la escena de la experimentación tecno-folk ofreciendo una producción cuidadosa en cada detalle, donde nada queda librado al azar.

Compartir: 

Twitter
 

En Terraplén, la matriz electrónica prevalece sobre los elementos del folklore.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared