EL PAIS › CONFLICTO EN UNA EMPRESA DE TECHINT POR LA CESANTIA DE TRABAJADORES

Primero temporarios y ahora despedidos

 Por Laura Vales

A las 5 y media de la mañana se presentan en el portón de entrada. El custodio les repite que no pueden pasar, por lo que se quedan frente a la fábrica, a modo de protesta, hasta las 17.30. Así desde mediados de enero. Son 22 trabajadores de la metalúrgica Siat-Tenaris (grupo Techint) despedidos tras haberse desempeñado más de dos años con contratos como personal eventual. “Hacíamos el mismo trabajo que todos, pero siempre como personal temporario”, cuenta uno de los despedidos. El de Siat-Tenaris es un caso testigo del uso fraudulento del trabajo eventual y una muestra de las dificultades para hacer cumplir las leyes laborales, ya que aunque el Ministerio de Trabajo bonaerense advirtió que estos operarios no podían ser encuadrados como eventuales, la empresa alega no tener con ellos ningún lazo ni responsabilidad.

Los despidos se produjeron el 18 de enero, pero la historia de este conflicto empezó en 2003, cuando la comisión interna de la fábrica comenzó a reclamar por el uso de los contratos abusivos. “No estamos de acuerdo con estas agencias de trabajo que se deshacen de la gente”, define el delegado Adrián Bueno. En este caso, los trabajadores habían sido llevados por la agencia Le Suivant, “con la modalidad del trabajo eventual, pero para cubrir puestos permanentes.”

“Mi contrato era ‘abierto’”, explica uno de los despedidos, “tenía fecha de inicio pero no de finalización”. Cuenta además que está calificado, ya que la empresa lo mandaba a hacer cursos y le reconocía la categoría, pese a lo cual nunca sabía hasta cuándo iba a tener empleo. “Era un ir y venir. Me llamaban, al tiempo me decían que ya no fuera, después me volvían a llamar; cuando volvían a tomarme, me reconocían la antigüedad.”

Con el apoyo de la UOM de Avellaneda, que hizo la denuncia a Trabajo bonaerense, la comisión interna logró que en los últimos años se efectivizara a parte de los eventuales. De los 110 que había en 2006, 41 pasaron a planta permanente; otros se fueron yendo. En noviembre eran 22 los que quedaban sin resolver su situación.

El 22 de ese mes, Trabajo emitió el dictamen 4151/09 en favor del reclamo: señaló que la ley define el trabajo eventual como destinado a cubrir “exigencias extraordinarias y transitorias de la empresa” y que en este caso las tareas de los contratados no eran “efímeras, extraordinarias ni transitorias”. La empresa, sin embargo, apeló el dictamen. En la primera quincena de enero les dio vacaciones. Y el 18, cuando debían reincorporarse, les envió una notificación en la que les informó que Siat-Tenaris daba por finalizada su relación con la agencia Le Suivant: por lo tanto, ya no podían trabajar en la planta.

La fábrica está ubicada en Valentín Alsina. Se dedica a hacer caños para gaseoductos y oleoductos. Tiene 223 operarios encuadrados en la UOM; sumados a los supervisores, su plantel supera las 350 personas. Como el pase a planta de los tercerizados es un reclamo de los efectivos, cuando los eventuales se quedaron en la calle la fabrica paró. Intervino el ministerio y dictó una conciliación obligatoria. La medida ordenaba a los trabajadores abstenerse de tomar nuevas medidas y a la empresa a reponer a los despedidos. Siat-Tenaris, sin embargo, se negó a acatarlo.

Según consta en los expedientes de Trabajo, la empresa argumenta que los 22 trabajadores tienen relación de dependencia, pero con la agencia de personal eventual. Como el tema de los temporarios ha sido objeto de varias negociaciones en los últimos años, y la UOM firmó acuerdos con la agencia para solucionar anteriores despidos, Siat-Tenaris planteó que el gremio ha reconocido que se trata de empleados de Le Suivant y no propios. Finalmente, los abogados de la empresa sostuvieron que Trabajo no debe intervenir y el tema debe ser resuelto por la Justicia laboral. Así, desconocieron el dictamen que, desde antes de los despidos, indicó a la empresa que debía poner en regla la situación con los trabajadores que mantenía como eventuales.

En estos días, los despedidos se mantienen con un fondo de lucha y la venta de bonos solidarios. “Los vecinos están ayudando con alimentos y los compañeros de planta, con dinero y juntando firmas”, señala Pablo Ciarlo en la carpa montada frente a la planta. Allí se acercaron despedidos de otras metalúrgicas, como Rodolfo Giardino, ex delegado de la Fundición San Cayetano, y operarios de la Bosch, que pasa también por un conflicto de reducción del personal, en San Martín.

La última audiencia de conciliación se realizó la semana pasada, sin avances y con la advertencia de la compañía sobre una situación de crisis que la llevaría a tener que prescindir de otros 80 operarios. Para hoy está prevista otra audiencia de conciliación, en La Plata.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared