DEPORTES › LA OFFSHORE QUE FERNANDO MARIN ABRIO DIEZ MESES ANTES DE ABANDONAR BLANQUICELESTE

El Fútbol para Todos también se ve en Panamá

El coordinador del FPT tiene una sociedad con su familia llamada Sekhon. La abrió hace más de diez años, cuando decía que Racing daba pérdidas. La carrera por la privatización de los derechos televisivos. El papel de Angelici.

 Por Gustavo Veiga

En pleno destape de las sociedades offshore, que aparecen debajo de cada alfombra y cada zócalo, al coordinador del Fútbol para Todos (FPT), Fernando Marín, le acaban de gritar piedra libre en Sekhon Holding. La firma está radicada en Panamá, se encuentra vigente y la noticia cobra espesura cuando se vinculan dos fechas. El 25 de mayo de 2005 en que se constituyó la S.A. en el paraíso fiscal, y el 5 de abril de 2006 cuando el empresario le comunicó al plantel de Racing que se alejaba de Blanquiceleste, su compañía más famosa. Diez meses y diez días antes de su salida del club de Avellaneda, el ahora funcionario con rango de subsecretario de Estado, ya había desembarcado en las costas panameñas. En Sekhon es todavía hoy presidente, tesorero y secretario. Pero lo más curioso es que cuando creó la offshore, ya venía quejándose hacia años de que su gerenciadora daba pérdidas, como le explicó a este periodista en una entrevista del 10 de noviembre de 2002, titulada “Blanquiceleste pierde plata”. Una pregunta entonces pide pista: si su iniciativa deportiva y comercial era deficitaria, ¿para qué querría abrir una sociedad en Panamá?

http://www.pagina12.com.ar/ diario/depotes/81258620021110.html

Marín no está solo en Sekhon Holding. Lo acompañan su mujer, Anabella Cento y sus hijos Fernando Alfredo (h), María Florencia y María José, todos como integrantes de un directorio que completa Helena Vanda Karina Kroupensky. En el programa partidario Identidad racinguista que se emite por FM Late 93.1 y que descubrió el dato de la offshore, todavía se preguntan cómo ningún medio se hizo eco del tema. Sobre todo porque la compañía panameña del coordinador del FPT apareció mientras los famosos papers inundan los medios.

Hay en la constitución de Sekhon, dos presencias que se repiten en miles de sociedades que ahora han sido descubiertas. Uno es el suscriptor y abogado Edgardo Eloy Díaz, involucrado en otras S.A. con personajes turbios como el español Joan Pau Miquel Prats, quien terminó en prisión por presuntos blanqueos de capitales. Según informó el 22 de marzo de 2015, el sitio www.crítica.com.pa, Prats figura como administrador único de Silkinvest, una sociedad dueña de varias firmas inmobiliarias en España “que suman activos por valor de más de 10 millones de euros y cuyo accionista último es Feynman Investments Corp”. Su presidente es el tal Díaz de Sekhon y su agente el bufete de abogados Aleman, Cordero, Galindo & Lee (Alcogal), que figura cumpliendo el mismo papel en la offshore de Marín.

Para darse una idea de quiénes se tratan estos letrados: son los mismos que asesoraron a Vladimiro Montesinos, ex funcionario preso del presidente peruano Alberto Fujimori –hoy también detenido por delitos de lesa humanidad y corrupción– cuando depositó fondos en Panamá. En 2005, la fiscal primera Anticorrupción de ese país, Cecilia López, detectó al menos 70 cuentas bancarias vinculadas con ilícitos del régimen fujimorista.

Es casi imposible tener una cuenta abierta en Panamá y no haber sido afectado por las derivaciones de los papers. Sobre todo si se trata de un funcionario público. Y Marín lo es, más allá del objetivo que se planteara cuando abrió Sekhon tras su alejamiento de Blanquiceleste, que quedó en manos de su vicepresidente de entonces, Fernando De Tomaso. Como fuere, la relación del coordinador del FPT con el mundo offshore, no resulta una novedad en su vida empresarial.

El 21 de mayo de 2005, Página/12 descubrió las dos sociedades que controlaban Blanquiceleste: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libero/10225920050521.html. Se trataba de empresas ubicadas en paraísos fiscales. En una, Elmtree Investment Company Limited, registrada en las islas Vírgenes británicas, aparecía el jeque Mohammed Hussein al Amoudi, un etíope multimillonario cuyos ingresos más importantes provenían del petróleo. La otra era una sociedad denominada Bergo Anstalt, inscripta en Liechtenstein y que, al 12 de abril de 2004, había capitalizado 4.132.352 dólares en acciones privilegiadas de la gerenciadora de Racing.

En aquel momento, ambas no habían cumplido con los requisitos que les había exigido la Inspección General de Justicia (IGJ) para funcionar en la Argentina. Elmtree nunca terminó de inscribirse en la IGJ y Bergo no respondió a dos intimaciones del organismo para presentar documentación clave. Esta última, según reconoció Marín el lunes pasado, le pertenecía a su suegro. “Blanquiceleste invirtió 19 millones de dólares en Racing y más de la mitad del dinero lo puso mi suegro, que no sabía nada de fútbol”. ¿Cómo era posible que con semejante inyección de capital, la empresa de Marín terminara debiéndole a cada santo una vela?

Basta mencionar un ejemplo. En un fallo del 20 de marzo de 2014, seis años después de que cerrara su S.A., Marín sufrió un traspié judicial cuando intentaba apelar el pago de ingresos brutos que le reclamaba ARBA. Consta en el expediente 2360-0143282 iniciado en 2009 por el cobro de aquel tributo. Se le exigían las sumas adeudadas del período comprendido entre febrero de 2005 y abril de 2007. Un total de 1.670.365,10 pesos. Un tribunal platense rechazó su apelación y lo obligó a pagar.

En aquel reportaje de noviembre de 2002 donde Marín decía que Blanquiceleste perdía plata, quedó claro que el empresario se victimizaba. Sus quejas apuntaban a los cronistas deportivos: “Yo lo que no alcanzo a percibir es ¿con qué objetivo averigua el periodismo el lado morboso de la situación? Digamos... ¿Qué es Racing en esencia? Es fútbol y, dentro del juego, éste se compone de jugadores, del equipo, de la hinchada, del cuerpo técnico, todos factores que inciden en lo deportivo. Por eso, uno supone que en las páginas deportivas, en las audiciones de radio o televisión, debería ahondarse en esa médula. Y que lo otro, lo administrativo por llamarlo de alguna manera, debería ser lo lateral”.

¿Pensará lo mismo ahora que controla el Fútbol para Todos y tiene una offshore en Panamá?

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared