espectaculos

Viernes, 15 de mayo de 2015

MUSICA › LA SUECA ANN-SOFI SÖDERQVIST SE PRESENTA POR PRIMERA VEZ EN BUENOS AIRES

Con voz propia en el jazz europeo

Profesora y miembro de la Academia Real de Música de Suecia, la directora, compositora y arregladora se presentará con una big band compuesta por 17 músicos argentinos, formada especialmente para la ocasión. El motor de esta actuación fue el trompetista Gustavo Bergalli.

 Por Diego Fischerman

El motor de esta idea, como de tantas otras, fue el trompetista Gustavo Bergalli. Con una recordada trayectoria local, que incluye su participación en el grupo Quinteplus, central en la escena del jazz de Buenos Aires a comienzos de los ’70, y radicado en Suecia entre 1975 y 2005, tocó con importantes músicos estadounidenses y europeos y generó con ellos lazos perdurables. Uno de ellos es el que estableció con la directora, compositora y arregladora Ann-Sofi Söderqvist, cuyos frutos podrán apreciarse hoy y mañana en esta ciudad. Profesora y miembro de la Academia Real de Música de Suecia, ella llega por primera vez a la Argentina para presentarse con una big band compuesta por 17 músicos argentinos, formada especialmente para la ocasión.

“Soy una música de jazz, es decir una intérprete, además de compositora, y la improvisación en la música es algo cotidiano para mí”, dice Söderqvist a Página/12. “Cuando escribo, entonces, es natural buscar un equilibrio y una integración entre la composición y la improvisación. Hay cosas que se controlan y hay otras que no. Una elige ceder ese control, entregárselo a músicos en quienes se confía y a quienes se confía el desarrollo de la música. En muchos casos, al escribir pienso, incluso en las partes donde no hay improvisación, en músicos en particular. En intérpretes que conozco y que sé, o puedo adivinar, cómo tocarán eso que está en la partitura. Al fin y al cabo esa página escrita nunca es más que una hoja de instrucciones. Un mapa. Pero el recorrido deberá hacerlo el intérprete.” Con funciones esta noche y mañana a las 21 en Bebop Club (Moreno 364), la banda, que tendrá a Bergalli como solista invitado, estará conformado por los saxofonistas Daniel Kovacich, Emmanuel Famin, Juani Méndez, Juan Torres y Alejo von der Pahlen, Jorge Fleitas, Guillermo Santilli, Fabián “Tropi” Veglio y Matías Bahillo en trompetas, Moisés Quirós, Milton Rodríguez, Daniel Echavarría y Manuel Calvo en trombones, el pianista Cirilo “Chivi” Fernández, Juan Pablo Hernández en guitarra, Pablo Motta en bajo y Ezequiel “Chino” Piazza en batería.

“En Suecia tengo mi propia orquesta y conozco a todos los músicos –relata–; aquí se tratará de una aventura diferente. Siempre la música, y más el jazz, tiene una alta cuota de imprevisto. En un sentido el lugar de la compositora y el de la música de jazz se contradicen. Una quiere lo que la otra trata de impedir. Pero creo que gana la música de jazz. La que disfruta entregando el control y esperando eso nuevo que va a suceder cuando un intérprete distinto tome en sus manos la música y la lleve hacia un territorio sorprendente”. Söderqvist señala, además, que el momento actual del jazz está caracterizado por una gran variedad de estéticas y una notable libertad. “Mi país tiene una importante tradición en el jazz”, cuenta. Y se refiere, claro, a nombres como el del saxofonista Lars Gullin o, más recientemente, al trío de Esbjörn Svensson. “Y siempre hubo buenos instrumentistas y buenas orquestas. En este momento muchos se inclinan hacia vertientes más free, están quienes tocan en la línea del hard bop y otros que buscan por el lado de la electrónica. Es como un campo lleno de trigo. Uno puede tomar de un lado o del otro, todo es posible”. En cuanto a sus propias elecciones, reconoce dos tradiciones de escritura muy fuertes, aquella que divide a la big band en secciones y juega con el duelo entre ellas y la que integra distintos planos y colores, desdibujando esas secciones (cañas y boquillas) para crear otras nuevas. “Me siento más cerca de esta segunda opción; de no trabajar con secciones fijas, los saxos por un lado, trompetas y trombones por el otro, sino de pensar la big band como un todo integrado por infinidad de partes. Y a veces, desde ya, el sonido de las secciones es una elección. Cuando sucede es algo realmente poderoso. No me encierro allí pero tampoco dejo de aprovecharlo si puedo hacerlo.” Con discos como Point of View o The Story of Us, ambos publicados por el sello PitchBlue, la ASJO (sigla de la Ann-Sofi Söderqvist Jazz Orchestra) tiene una voz propia en el jazz europeo. Ahora, en Buenos Aires, 17 músicos argentinos, seleccionados especialmente por Bergalli, la volverán una realidad distinta. El sonido, finalmente, viaja a su propia velocidad. Y es capaz de llegar muy lejos.

Compartir: 

Twitter
 

Ann-Sofi Söderqvist actuará hoy y mañana en Bebop Club.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared