EL PAIS › PUTIN SE COMUNICO CON CRISTINA KIRCHNER PARA DESTACAR LA POSICION ARGENTINA EN EL CONFLICTO POR UCRANIA

Una llamada para apuntarle a la doble vara

El presidente ruso le transmitió su reconocimiento por marcar la diferencia con que las potencias occidentales interpretaron los referendos de Crimea y de Malvinas. CFK volvió a pronunciarse a favor de una solución pacífica.

 Por Fernando Cibeira

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, llamó ayer a Cristina Kirchner para transmitirle su reconocimiento por la posición argentina en la cuestión de Ucrania, en donde puso el acento en el doble estándar seguido por las potencias occidentales –en su reciente viaje, la Presidenta mencionó expresamente a Estados Unidos y al Reino Unido– respecto de los referendos celebrados en Crimea y en las Islas Malvinas. “Consideramos inaceptable la política de doble estándar de algunos países occidentales y organizaciones internacionales”, insistió ayer la Presidenta a través de Twitter al informar sobre la conversación.

El llamado fue tramitado el viernes por la embajada de Rusia en Buenos Aires. Ese día Cristina Kirchner volvió de su gira por Roma y París, donde en dos oportunidades expresó públicamente su posición sobre el conflicto ucraniano. Argentina integra como miembro no permanente el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y votó en la cuestión junto al resto de las potencias occidentales. La Presidenta aclaró durante el viaje que lo hizo por una defensa del principio de integración territorial, tal como lo viene haciendo el país en los foros internacionales. Pero que no entendía la doble vara de países como Estados Unidos y el Reino Unido, porque habían aceptado el resultado del referéndum que los kelpers realizaron el año pasado en Malvinas, en el que determinaron que querían seguir siendo británicos, pero que ahora rechazaban de plano el realizado en Crimea, en el que sus habitantes votaron la anexión a Rusia.

Los dichos de Cristina Kirchner tuvieron repercusión en medios rusos en momentos en que las posiciones de Putin no conseguían apoyos a nivel internacional. Ayer, el presidente de Rusia se comunicó a las 10 con la Quinta de Olivos. “Hablamos sobre la cuestión de Ucrania y reconoció la postura de la Argentina sobre la cuestión de Crimea”, contó CFK en sus tuits. “Putin destacó la posición argentina al incluir en el debate el doble estándar de varios países sobre los principios de la carta de la ONU. Como dije en Francia, no se puede estar de acuerdo con la integridad territorial en Crimea y en desacuerdo con la de las islas Malvinas”, reiteró.

Cristina Kirchner adelantó que la posición argentina “seguirá propiciando la resolución pacífica de los conflictos” y, en lo que debe interpretarse como una señal de apoyo a Rusia, “continuaremos remarcando la ineficacia de la aplicación de sanciones que sólo impiden el diálogo constructivo”. Justamente, ayer, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reiteró que su país y la Unión Europea aplicarán sanciones económicas a Rusia en caso de que siga escalando posiciones en Ucrania (ver aparte).

Coincidencias

Argentina viene ejerciendo su banca de miembro no permanente en el Consejo de Seguridad con la premisa de mantener una postura propia y de defensa de los intereses de la región, cuidando de no hacer seguidismo de las potencias occidentales, de Rusia o de China. En el caso de Ucrania, Argentina quedó junto a Estados Unidos y el Reino Unido, posición en la que Cristina Kirchner evidentemente no se sintió cómoda, por lo que de inmediato buscó marcar diferencias.

Es que Argentina evalúa lo sucedido en Ucrania como otro caso de los llamados “golpes blandos”, iniciativas motorizadas por partidos opositores minoritarios junto a grupos económicos y mediáticos afines con las que buscan desestabilizar a los gobiernos democráticamente elegidos. Evalúan que así cayó en su momento Fernando Lugo en Paraguay y que ahora una movida por el estilo busca voltear a Nicolás Maduro en Venezuela.

Y no es sólo eso. En la Cancillería destacan las similitudes entre el caso de Crimea y lo sucedido años atrás en Kosovo. En aquel otro conflicto europeo –Kosovo se separó de Serbia, que respondió con una invasión militar–, Occidente respondió de forma inversa. Estados Unidos no sólo no apoyó a Serbia como ahora lo hace con Ucrania, sino que la bombardeó durante más de dos meses. Esa discusión ya se dio en los últimos días entre los diplomáticos que se desempeñan en los organismos internacionales. Lo que dicen los norteamericanos es que Serbia estaba llevando adelante en Kosovo una limpieza étnica que urgía detener. En la Cancillería aseguran que en las resoluciones que se votaron sobre Kosovo nunca figuró la limpieza étnica como determinante para el ataque.

Ya en el detalle del derecho internacional, en el gobierno argentino hacen una distinción más, referida a la cuestión de los dos referendos. Así, señalan que en las Islas Malvinas existe una población –que no es originaria sino implantada– mientras que en Crimea hay un pueblo, por lo que incluso tendría derecho, de acuerdo con lo que determinan las Naciones Unidas, a un plebiscito para decidir sobre su futuro, cosa que no podrían realizar los kelpers.

El tema es complejo. Pero por encima de las discusiones jurídicas está el buen vínculo que desde hace tiempo mantiene Cristina Kirchner con Putin, que se pone en evidencia cada vez que coinciden en alguna cumbre internacional. A propósito de eso, la Presidenta agregó que la comunicación también abarcó las cuestiones que conversaron la última vez que se vieron, durante la cumbre del G-20, en San Petersburgo, en especial en materia energética, técnico militar, relaciones comerciales, compromiso con el desarrollo estratégico y actividades conjuntas en la Antártida.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner y Vladimir Putin reiteraron también temas que tocaron durante la última Cumbre del G-20, en San Petersburgo.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared